A los que suman

Por lo general, preferimos vivir y trabajar rodeados de personas que contribuyen. Personas que suman y hacen más ricos nuestros pasos. Personas confiables, a poder ser generosas y, si todavía podemos pedir más, que sean responsables de sí mismas (en lugar de cargarnos a nosotros con lo que les corresponde a ellas). ¿Cuántas de las personas que nos rodean hoy están sumando? ¿Cuántas están restando de forma claramente descompensada? A las primeras deberíamos cuidarlas. Asegurarnos de estar contribuyendo, nosotros también, a que su camino sea más grato. A las segundas, quizás sea el momento de ofrecerles una amable despedida. Todos transitamos a lo largo de tres ejes actitudinales que impactan,

TIEMPO DE APRENDER  Espacio para el Aprendizaje Cotidiano