Frases prestadas 8

El factor fundamental para ser capaz de tomar una decisión, no es manejar bien los problem solving, es ser capaz de gestionar el miedo. "Sólo quien ha tenido miedo, puede ser valiente; lo demás es únicamente inconsciencia (...)La valentía es el resultado de la superación victoriosa del miedo, no su eliminación. La diferencia entre un valiente y un miedoso estriba en el hecho de que el primero acepta el miedo y lo gestiona, mientras que el segundo no lo acepta y lo sufre." Giorgio Nardone El miedo a decidir

Reflexiones breves (1)

Dos elementos clave en el camino de decidir y afrontar cambios: Tensión Creativa y Tensión Emocional. La tensión creativa es la distancia que existe entre mi situación actual y el lugar en el que quiero estar en el futuro. La tensión emocional son las emociones que siento mientras recorro ese camino. Construir mis expectativas de forma valiente y realista me permitirá ajustar mi tensión creativa a dosis que pueda manejar. Afrontar mis emociones, gestionarlas y reconducirlas me permitirá no caer en el secuestro del miedo ni sucumbir al desánimo. Un tensión creativa y una tensión emocional saludables, me permitirán avanzar hacia mi propósito.

Decidir el movimiento

De niña me gustaba hacer puzzles. Pasaba horas en mi habitación intentando averiguar cómo encajaban las piezas. Lo hacía sola, en silencio, hasta que mi madre venía para saber que estaba haciendo. Creo que me he pasado la vida entera haciendo puzzles. Las piezas que ahora intento encajar no están dispersas en ninguna caja, ni tienen una foto de referencia. Ahora, es más complejo, porque se trata de la vida. Ahí, las piezas son infinitas, y la imagen de referencia a menudo no existe en ningún lugar, salvo dentro de mí. Así es como comprendo las decisiones. La observación atenta de un entramado infinito de piezas- de variables- que no puedo ni podré abarcar nunca y que, sin embargo, van encaja

Currículum de vida de un proyecto

La primera vez que pensé en Tiempo de Aprender supe, sin poder explicar muy bien cómo, que la imagen que aparecía en mi cabeza, tenía vida propia. No era mi proyecto. Era un proyecto que tenía que existir. Ese lugar-porque en realidad Tiempo de Aprender es un lugar-tenía ya una forma: Un espacio definido en el que la gente podía encontrarse y aprender. Un lugar en el que compartir, cuestionarse y reír. Un lugar, donde las personas podían construir una manera mejor de vivir. Un espacio, al fin, donde el arte y la vida se encontraban para diseñar cosas buenas, útiles y cotidianas. Hoy, ese proyecto todavía es pequeño. Crece paso a paso, sin prisa, sin pausa, y se alimenta de muchas voces, de m

TIEMPO DE APRENDER  Espacio para el Aprendizaje Cotidiano