Las buenas conversaciones

Claridad y sencillez, esas son para mi las palabras clave. Di lo que quieres decir, a quien quieras decírselo. Dilo claro y sencillo. Sin palabras de más. Sin rodeos que protejan tus miedos. Sin silenciar la verdad. Dilo. Al fin y al cabo, ¿qué podrías perder? Demasiado a menudo nos complicamos la vida y las relaciones. Hablamos mucho pero no decimos nada. Por lo menos no lo que realmente buscamos decir. Y en ese "no decir", perdemos cosas; cosas realmente valiosas: la comprensión de alguien que nos importa, el respeto de alguien con quien trabajamos, el apoyo que necesitamos o la oportunidad de agradecer. Cuando no decimos lo que necesitamos decir, hay una verdad que se nos escapa, la dejam

La duda necesaria

Nos educaron para tener certezas, no para dudar. Nadie nos enseñó que dudar es necesario. Bien al contrario, nos mostraron que la duda es debilidad. Que la vida debe ser algo estable y controlado. Quizás no nos lo dijeron con estas mismas palabras, pero nos lo mostraron con cada crítica y cada halago. Sin embargo, en el fondo de ese mar de certezas aparentes, hay un mundo de dudas sin respuesta esperando a ser miradas y escuchadas ¿Cuando fue la última vez que escuchaste las tuyas? Una vez, con quince años, sostuve durante horas una discusión con una compañera de clase. Por aquel entonces, como buena adolescente, estaba empeñada en defender mis ideas a ultranza. En esa ocasión, quería conve

TIEMPO DE APRENDER  Espacio para el Aprendizaje Cotidiano